XII-XIII

I. JUAN LÓPEZ DE GORTÁZAR Y MENDOZA: 1.170.  MANURGA. ALZUSTA. ALFONSO VIII.

Es el primer Señor conocido del linaje de los Gortázar o Cortázar, Parientes Mayores de Vizcaya. El linaje de Gortázar pertenece a la llamada nobleza vieja, anterior a la aparición de la nobleza nueva que destaca con los Tratamara en el siglo XIV. Esta división se ha institucionalizado en la historiografía pero en ocasiones se ha pervertido ya que la inmensa mayoría de la nobleza vieja parece en ocasiones que surge ex novo, cuando la realidad es más compleja. Salvador de Moxó[1], -el creador de esta división- ya señaló que muchos de los nuevos nobles no eran tales, sino que procedían de linajes antiguos. Esta perversión conceptual tiene en parte su causa en la escasez documental referida a los siglos anteriores. Por el escudo original de Gortázar sabemos que tuvo cinco casas diviseras que le pagaban tributo para él y sus descendientes. Nació a finales del siglo XII, hacia el año 1170, época en que se produce la incorporación definitiva del Señorío de Vizcaya a la Corona de Castilla. En el año 1180 se promulga el fuero de San Sebastián y un año después el de Vitoria. Seguramente fuese hijo de Lope de Gortázar, si se siguió la perfecta regularidad del uso del patronímico en la época. Se ignora de donde eran originarios los antepasados de este primer Gortázar o Cortázar conocido, siendo probable que fueran alaveses ya que fue Señor de la Torre de Gortázar o Cortázar en Manurga y posteriormente Señor de Arratia por merced real, según se verá más adelante. En Arratia construyó la Torre de Gortázar. Siendo un indicio relevante del origen alavés, este hecho no implica necesariamente que los Gortázar no fueran de origen vizcaino ya que lo que se solicita al rey es el Señorío sobre el valle de Arratia. El principal argumento de la tesis alavesa es el hecho de que el primer Cortázar conocido era alavés. Los autores que han tratado el origen de este linaje no se ponen de acuerdo sobre si dicho origen es alavés (Henao, el Inquisidor Juan de Gortázar, Olariaga, Juan Alfonso Guerra y José María Díaz de Mendíbil) o vizcaíno (Fray Juan de Victoria, Lope García de Salazar y Juan Carlos Guerra, entre otros), es decir, si provienen los Gortázar del lugar de Manurga en Alava, o de Ceánuri, en el vizcaíno Valle de Arratia;[2] En la anteiglesia de Ceánuri, del muy noble Señorío de Bizcaya, se levanta la casa de Cortazar ó Gortazar”. En la “Relación” [3] sobre el origen de la Casa de Gortázar efectuada en 1681 se duda también sobre este punto: “… no es facil averiguar qual de las dhas dos Casas sea la primera…” Ambos lugares se hallan a unos 15 Kms de distancia entre sí, en las faldas del monte Gorbea (techo de Vizcaya; 1.538 metros), equidistantes de su cruz. Lo más probable, según señala Martín Gortázar Landecho, es que los Gortázar provengan de Manurga, aunque desde mi punto de vista también hay razones para sostener lo contrario, entre ellas, el testimonio de Fray Juan de Victoria (él era un Cortázar alavés y como genealogista estudió el tema en el año 1591, siendo la mayor autoridad con respecto al origen de los Gortázar) y de varios documentos y testimonios sobre el linaje que se refieren al origen vizcaíno. Fray Juan de Victoria afirma claramente que Juan López de Gortázar salió de Arratia; “Y originalmente hablando, averiguadas verdades, es en el Valle de Arratia como en el lugar citado queda dicho, de la cual casa muchos tiempos después salió el que fundó el solar de Cortázar de Manurga. En cualquier caso, el principal arraigo de la Casa de Gortázar durante los últimos ochocientos años es sin duda en el Valle de Arratia, Vizcaya.

 

Juan López de Gortázar construyó la Torre de Gortázar en el lugar de Alzusta de Ceánuri hacia el año 1210. Se le considera el fundador de la Casa de Gortázar. Posiblemente fuese un segundogénito de la gran Casa de Mendoza con la que en cualquier caso mantenía parentesco. Adicionalmente, es de señalar que los escudos primitivos de ambos linajes son similares. Mendoza es uno de los apellidos más antiguos de Alava, sino el más. Siglos después los Gortázar volvieron a emparentar con los Mendoza. Según Javier de Ybarra[4]: “Los Gortázar proceden de la Casa de Mendoza por la de Arteaga-Lazcano, ya que el matrimonio compuesto por el Caballero de Calatrava don Diego Hurtado de Mendoza y doña Isabel de Mendoza, de los Marqueses de Santillana y Duques del Infantado, hubo a doña María Magdalena Hurtado de Mendoza y Mendoza, Señora del Fresno del Torote, que casó con el Caballero de Calatrava, don Juan Jacinto de Chiriboga, Córdova y Aragón, de los Condes de Cabra. En casa de Gortázar y Landecho se conserva un gran cuadro al óleo con la figura en pie del Cardenal don Pedro González de Mendoza”.

 

Hasta el año 1210 aproximadamente, fecha en que Juan López de Gortázar y Mendoza salvara la vida al Rey de Castilla Alfonso VIII, hecho que dio motivo principal al escudo actual de los Gortázar, el blasón consistía en una faja de sable (negra), (la faja se compone de dos líneas paralelas que atraviesan horizontalmente el centro del escudo con anchura de un tercio de éste), perfilada de oro (amarillo) en campo de sinople (fondo verde) y cinco chimeneas de gules (rojo). El Libro Becerro [5] lo describe, cambiando la faja por una banda, de la siguiente manera: “…para que las truxesen con las antiguas chimeneas que usaba su casa en un excudo campo de sinopla y en medio de el una banda negra con sus perfiles de oro… que son las antiguas armas de la casa solar de Gorttazar con una orla de platta en torno al escudo y en ellas zinco chimeneas de gules…” También Labayru y Félix de Rújula cambian la faja por la banda, a la manera de los mendozas vizcainos primitivos[6]. Juan López de Gortázar y Mendoza fue un consumado cazador. El Rey Alfonso VIII de Castilla (que con los años tuvo por decimonoveno nieto a José María de Gortázar Loyzaga) pudo comprobar su destreza y arrojo en un episodio que explica la evolución del escudo de los Gortázar, en el cual Juan López de Gortázar con un lebrel que posteriormente regalaría al monarca, salvó la vida del Rey frente a un toro muy bravo. Históricamente se sabe que Alfonso VIII estuvo sitiando Vitoria desde la primavera de 1199 a enero del 1200 y que la rindió por hambre. En esos seis meses se desarrolló el episodio del origen de los Gortázar. Estos eran deudos de los Mendoza y como tales partidarios, junto a Diego López de Haro, de la causa castellana, frente a los Guevara que defendían la causa navarra.

 

El Inquisidor Juan de Gortázar se refiere al Libro Becerro para explicar el origen y leyenda del escudo actual en este curioso episodio montero y taurino, que contiene una versión legendaria, frecuente en la época (1602), en la que aparece ni más ni menos que Alarico. Algún otro tratadista también sostiene que el acontecimiento ocurrió en tiempos del Rey Alarico, lo cual es imposible como señala con detalle y con sentido común Fray Juan de Victoria en su Nobiliario del año 1591. Juan Ernesto Delmas cita como principal de Ceánuri a la Casa de Gortázar fundada por Juan López de Mendoza, originario de Manurga, que construyó la torre de Gortázar en tiempos de Alarico, Rey de España. Juan Alfonso de Guerra también menciona a Alarico. El Padre Gabriel de Henao sitúa el episodio en el reinado de Alfonso VIII, el de Las Navas. “Por el Libro del bezerro consta y pareze que el Solar y Armas del Apellido de Corttazar las quales ban por caveza de esta Zertificación, su origen, antigüedad y Nobleza de estte apellido y linage de Gortazar que quiere decir Viexo y Antiguo. En termino Redondo prozeden de la Casa solar y Torre de Gortazar de Manurga en la Provinzia de Alava que es de grandísima antigüedad. Junto a la Alda de la gran Montaña de Gorbeya gran pirámide de Vizcaya. Zelebrada en las historias por el nombre que le puso el Patriarca Tubal Primer Rey de España. La qual torre edifico el Noble y generoso Juan Lopez de Gorttazar y Mendoza Cabeza de los de su antiguo y Noble linaje de Gortazar a do habitaba de ordinario. El qual era en aquella tierra tan estimado y era cabeza de toda ella. Y muy conformes como deudos con los Señores de la Casa de Mendoza. En este tiempo Reinaba en España Alarico de la Progenie de los Godos, el qual sugetaba a Atarcia, Panonia y Xermania Doszientos y Zenquenta años antes que Maoma derramara su secta. Estte Alarico vino con toda su gentte a la dicha Provinzia de Alava y hallandose alli, el dicho Joan Lopez de Corttazar y Mendoza le hizo muchos servizios y le imbio muchas dibersidades de caza y monteria de diversas maneras ttantto q. obligo al Rey a querer saver quien era el dicho Jaon Lopez de Corttazar y Mendoza, e ynformado de los cavalleros y continuos de su Casa y Cortte del Valor y ser del dicho Joan Lopez de Corttazar y Mendoza, y de la dibersidad de monterias y caza que hacia en aquellas Montañas zerca del solar y casa donde vibia, se fue el Rey Alarico a ella donde estubo tiempo de un mes en el que le subcedieron diversas cazas de monteria. Y enttre estas fue un dia a dar con un toro feroz barreado y manchado y de ttan essttraña brabeza que hacia mucho tiempo que por ttodas aquellas montañas le manttenian ttanto que el Ultimo Remedio que con el tenian era en biendole, subirse a los arboles, donde subcedia esttar el toro con gran coraje devaxo de los arboles dos días esperando si deszendían. Topando con el Rey y biendo la muesttra de su brabeza, animosamente le comenzo a llamar con la Capa en enzima del caballo y arremettiendo para el con mucha presteza, fue ocasion la gran aspereza de la montaña o no poder el Rey valerse de su caballo de manera que el toro le traia a mal traer en termino y peligro de la Vida y llegando en estte tiempo el dicho Joan Lopez de Corttazar y Mendoza con la exforzada determinazion, se hapeo con grande presteza de su caballo y llegandose con sus sabuesos y lebrel y haziendo uno de ellos presa en el toro, tuvo lugar el dicho Joan Lopez de Corttazar y Mendoza de alcanzar y mattar al toro. Y biendo el Rey Alarico tan esforzado echo y del peligro que le habia sacado puesto que hasta alli le estimaba mucho, y de alli adelante le estimo mucho mas y con muchas ventaxas y le dixo que le pidiese mercedes.”

 

Una vez salvada la vida de Alfonso VIII, este le dijo al de Gortázar que le pidiese mercedes. Juan López de Gortázar le solicitó que le diese la otra parte del monte Gorbea y Valle de Arratia. De esta forma Juan López de Gortázar fue dueño del valle de Arratia. Posteriormente Juan López de Gortázar acompañó al Rey en la batalla de las Navas de Tolosa el 16 de julio de 1212, junto a otros 2.500 vizcainos, siendo uno de los primeros caballeros en romper las cadenas de Miramamolín. Las tropas de Alfonso VIII (1155-1214) conquistaron Vitoria a Navarra en 1199 y el propio rey dirigió la conquista de Guipúzcoa el año siguiente. Es tradición que juró los Fueros de Guipúzcoa en Mondragón en el año 1200, delante de una cruz de piedra que se conservó hasta 1852. Según relata en una carta Miguel de Madinabeitia, Secretario del Ayuntamiento de Mondragón, aparecida en el Noticiero Bilbaino el 29 de octubre de 1894. Los Gortázar-Landecho descienden de este Rey, Don Alfonso VIII, y de su mujer Leonor de Plantagenet, así como de su nieto, San Luis Rey de Francia. Como consecuencia del episodio anterior, el Rey le concedió añadir en la partición alta del escudo, encima de la faja con fondo de sinople (verde) un lebrel de plata (blanco), manchado de negro, en forma de salto, con collar de gules (rojo) perfilado de oro (amarillo), lengua sacada y el hocico manchado de sangre. En la partición inferior, debajo de la faja con fondo de plata (blanco), un toro barreado de oro manchado por fajas rojas y negras en forma de corriente, embistiendo, armado de oro. El escudo se orló (pieza que se coloca dentro del escudo siendo la mitad de ancha que la bordura), con las simbólicas cadenas que Juan López de Gortázar y Mendoza rompió al caudillo almohade Miramamolín en la batalla de las Navas de Tolosa en el año 1212. Alrededor, una bordura (pieza que rodea el campo del escudo por su interior, teniendo por ancho la sexta parte del mismo) de plata (blanca) con cinco fuegos que representaban a las cinco casas infanzonas fogueras que dependían de la de Gortázar, parece ser que en el Valle de Arratia. Este último elemento, tal y como se ha explicado, formaba parte del escudo original. El lema del escudo es el siguiente: “Gortázar son las tuyas, busque cada uno las suyas”. Es decir, el linaje ganó sus armas, y si otros quieren las suyas, habrán de merecerlas. En otros, según el Libro Becerro referidos a los de las Indias, aparece “Con sana conciencia puede, poner la vida al tablero, por su Rey el Caballero, sin que alguna ley le vede”. Los lemas se desarrollaron especialmente a partir del XVI.

 

Los hermanos García Carraffa[7] lo describen de la siguiente forma; “Las primitivas armas de la Merindad de Arratia, Ceánuri y Bilbao, cortado por una faja de sable, perfilada de oro; la partición alta; de sinople, con un lebrel de plata con collar de gules, y la parte baja, de plata, con un toro barreado y manchado. Algunos acrecientan este escudo con una bordura de plata con cinco humos o chimeneas, en memoria de las cinco casas fogueras que en Arratia dependían de la casa de Cortázar” Este es el escudo que figura en el cuadro de Juan Bautista de Gortázar y Arandia (ver número XIV), pintado hacia 1741, pero acolado con la cruz de Santiago. Existe un escudo igual en al Archivo de Montefuerte. Otro escudo similar del siglo XVII-XVIII figura en los Archivos Nacionales del Reino Unido con el lema traducido al inglés. En el Archivo de Gortázar (910) existe un documento del siglo XVII con la descripción de las armas de Gortázar, Barrenechea y Gallano. También los Lecanda de Villaro, seguramente emparentados con los Gortázar, trajeron la bordura (en Ceánuri hay un monte llamado Lecanta o Lecanda)[8]. Unos Ortúzar de Azcoitia, –cuyo linaje parece residió también en Dima y Ceánuri donde hay un caserío homónimo, y la formación de cuyo apellido (huerto viejo) se parece a la de Cortázar– usaron un blasón muy semejante al de este linaje, que parece revelar un parentesco entre ambos: cortado: 1.º de sinople, con un toro al natural y 2.º partido, la derecha de oro, con una banda de sable y, la izquierda también de oro, con un lebrel de plata (contra las normas heráldicas actuales). Con ligeras variaciones, el escudo de Gortázar así descrito lo recogen, Juan Francisco de Hita[9], Mata, Juan Carlos de Guerra[10], Fernando González-Doria[11] y otros. Asimismo figura también en el escudo policromado, datado hacia 1580 en la iglesia de Berricano, en Cigoitia, Alava. El Padre Henao relata que; “Del Señor de la Casa de Gortázar se cuenta en papeles antiguos que, por haber sido de los primeros en romper las cadenas de Miramamolín, consiguió por orla de su escudo una cadena de oro, y que antes había recibido un toro, y lebrel dentro del escudo, por haber defendido de un acosado toro al Rey Don Alfonso de las Navas, andando á caza[12]

 

La Casa de los Ruiz de Cortázar, en Villarreal de Alava (ver el capítulo correspondiente), añadió al escudo anterior por Real cédula, firmada en el Escorial, una concesión de Felipe II el 19 de octubre de 1596, refrendada por su Secretario Luis de Molina Salazar, al Capitán Gaspar Ruiz de Cortázar; un nuevo cuartel consistente en un castillo de su color natural sobre ondas de agua de azur (azul) y plata (blanco). De las almenas sale un brazo armado con una espada y un volante azul que dice “Fecit mirabilia braquio suo”, en letras de oro (Archivo de Gortázar (1033 y 1037). Así lo recoge Juan Carlos de Guerra en “Euskadunes Ilustres…”, Villa, Mata y Diego de Urbina[13]. Estas armas figuraban en un viejo escudo de piedra que en el año 1967 estaba derribado en el suelo junto a las ruinas de una de las dos casas de Gortázar en Santa Lucía, según se explica más adelante. Según el Archivo General de Navarra: “Los escudos de armas… pertenecen legítimamente a los descendientes de las personas que los obtuvieron por sentencia de los antiguos Tribunales Reales, antes del año 1836”. En captítulo aparte se recoge información sobre la rama de Villarreal de Alava (hoy llamada Legutiano).

 

Se ignora con quién casó Juan López de Gortázar. Tuvo los siguientes cinco hijos, uno de ellos fuera del matrimonio: “El Rey con mucha voluntad le otorgo lo que pedia y queriéndose ya partir de alli le preguntto quanttos hixos ttenia. Respondiole que quattro y una hixa y el uno de ellos de ganancia de fuera de mattrimonio. Y pidiéndole los dos le dio a Diego Lopez y Cristóbal Lopez”… Fueron sus cinco hijos;

X      Rui López de Gortázar y Mendoza: sigue con el número II a continuación.

X      Juan López de Gortázar y Mendoza: llamado “el Mozo”, fue cabeza de los Cortázar o Gortázar en Manurga, Alava. Manurga se encuentra en el camino de Salinas de Leniz a Orduña, y hoy es un barrio del municipio de Cigoitia. “Y quedo en Manurga Joan Lopez de Corttazar y Mendoza, segundo hixo…” La Torre de Cortázar de Manurga estaba demolida en 1591. En tiempos de Juan López de Gortázar, casó un hijo de la Casa de Gortázar con María González de Mendoza, de los cuales vienen los Gortázar de Mendoza. Este es el hijo extramatrimonial. Seguramente los Hurtado de Mendoza de Manurga desciendan también de esta rama de Gortázar. Juan Ruiz de Gortázar Gamboa, casó con Estíbaliz de Gopegui y tuvieron por hijo a Hernando Ruiz de Manurga. Este don Hernando nacido en Manurga, casó con Berenguela Hurtado de Mendoza, hija de Hurtado Díaz de Mendoza, VII Señor de Lacorzana, Fontecha y Soportiela, habida en María Tenorio Rojas, dama de la reina Isabel. Hernando repartió sus bienes entre sus hijos en el año 1578 y uno de ellos, Agustín, fundó en 1606 el mayorazgo de Mendoza en Manurga. Esta rama de Mendoza tuvo por descendientes a los Gortázar Manso a través de los Atodo, Acedo, Zabala, Salazar y Manso de Velasco.

X      Diego López de Gortázar: marchó con el monarca, al igual que su hermano Cristóbal. Casó “ilustremente” y tuvo por hija a María de Gortázar. Fue Proveedor General en las Guerras y Guarda Joyas del Rey Alfonso VIII.

X      Cristóbal López de Gortázar: marchó a Andalucía como capitán del Rey Alfonso VIII. Tuvo cinco hijos a quienes el Rey les dio lugares en Andalucía, siendo capitanes del ejército.

X      María ó Luisa Ruiz de Gortázar, que “casó en el Andalucía con un caballero de mucha calidad”.

 

II. RUI LÓPEZ DE GORTÁZAR Y MENDOZA: 1.200

Nació hacia el año 1200. Fue Señor de la Torre y solar de Gortázar en el Valle de Arratia y Pariente Mayor de Vizcaya. Según el Libro Becerro; “Por muerte de dicho Joan Lopez de Gorttazar y Mendoza le subzedio en su casa y solar del Valle de Arratia Ante Iglesia de Ntra. Sra. Santta Maria de Ceánuri Rui Lopez de Gorttazar y Mendoza, su hixo mayor, Patron que fue de la dicha Ante Iglesia”. Julio de Atienza[14] cita a los Gortázar entre los Parientes Mayores de Vizcaya y los define de la siguiente forma: “La primera categoría nobiliaria del Señorío era la de los Parientes mayores, descendientes de los primitivos pobladores del Señorío”. El Pariente Mayor (generalmente varón y generalmente primogénito[15]) era el cabeza de linaje, de reconocida auctoritas entre toda la parentela, que le reconocía como heredero y cohesionador de una raíz común y vinculaba el patrimonio material e inmaterial de todo el clan, simbolizado en la casa torre y en unas armas distintivas. Mutatis mutandis, esta característica figura, propia de la historia del País Vasco, se ha mantenido hasta tiempos muy recientes. Como curiosidad, anotamos que Julio Caro Baroja afirma que el equivalente en lengua inglesa a nuestros Parientes Mayores es “Chieftain”. El Marqués de Tola de Gaytán afirma que los monarcas les reconocían iguales honores que a los Ricohombres de Castilla y Aragón. Según Ibargüen-Cachopin, los Parientes Mayores descendían de los 47 capitanes originarios de Vizcaya en tiempos de Jaun Zuria.[16] Rui López fue Patrono de la anteiglesia de Ceánuri, de cuyo patronato recibía diezmos. Por aquellos tiempos era Señor de Vizcaya (1214-1236) don Lope Díaz de Haro II, llamado “cabeza brava”, quien participó junto a su padre en la batalla de las Navas de Tolosa. Se desconoce el nombre de su mujer. Tuvo por hijos a Sancho López de Gortázar, que sigue con el número III, y a Elvira López de Gortázar que casó con el mayorazgo de la Casa de Ocerin, del Valle de Arratia. La ermita románica de San Lorenzo de Ocerinmendi en Ceánuri data del siglo XI, y se reedificó en el siglo XV.

 

III. SANCHO LÓPEZ DE GORTÁZAR: 1.235

Señor de la Torre y solar de Gortázar en Arratia y Patrono de Santa María de Ceánuri. Pariente Mayor de Vizcaya. Vino al mundo en la primera mitad del siglo XIII, hacia el año 1235. Casó en la Casa vizcaína de ARRIQUIBAR, con la hija mayor de esta casa, de la que fue heredera. Iturriza afirma que la Casa de Cortázar “fundada por Juan López de Mendoza, originario de Manurga… en la antigüedad fue Casa fuerte y su dueño Patrono de Ceánuri por merced real”. Los de la Casa de Arriquibar eran patronos diviseros, junto a los Ipiña, de la iglesia de Santiago Ipiña en Ceánuri. A partir de Sancho López de Cortázar faltan varias generaciones que no están documentadas y que enlazan con Juan Ruiz de Gortázar, analizado en el siguiente número, nacido a mediados del siglo XIV. De ésta época fueron los banderizos Gonzalo Ibáñez de Gortázar, Lope González de Gortázar y Rodrigo de Gortázar que firmaron las treguas (por cien y un años) de Abendaño con la villa de Bilbao el 28 de noviembre del año 1353[17]. Este Abendaño, llamado Juan de Abendaño, “el Malo”, era temido en la villa de Bilbao por su carácter “mucho bullicioso e guerrero”. Según Juan Alfonso Guerra, Santiago de Cortázar se halló con Alfonso VI en la conquista de Toledo, Ramiro Ruiz de Gortázar fue vasallo de Alfonso IX, Juan Cortázar de Sansoles asistió a la batalla de Salado y Rodrigo Gutiérrez de Cortázar sirvió en la conquista de Granada. Durante las primeras generaciones se ve que el patronímico más repetido es el de López, luego lo será el de Ruiz. En cuanto a los nombres de pila el más repetido en la familia Gortázar es el de Martín, quizá por herencia de los Abendaño y los Villela, en las que son muy abundantes. En este sentido cabe citar el estudio de Arsenio Dacosta sobre la onomástica vasca en la Baja Edad Media[18]. Este autor sostiene que la forma de los nombres hidalgos en Vizcaya es similar al de la nobleza castellana; “nombre de pila, patronímico fijo (único o alterno) y apellido del linaje. De este sistema, reflejo de las desigualdades sociales de la época, el principal beneficiario será el primogénito del linaje”. En la Edad Media existió la costumbre de poner el nombre del abuelo paterno al primogénito y al segundo, el nombre del abuelo materno. El tercer hijo solía recibir el nombre del padre y los restantes hijos recibían los nombres de sus tíos. Esta costumbre decayó paulatinamente a partir de mediados del siglo XIV.

 


[1] Salvador de MOXÓ: “La nobleza castellano-leonesa en la Edad Media”, Hispania, 1970.

[2] Cfr. “Euskaldunes Ilustres. Los Cortázar”, Revista Bascongada Euskalerría, Juan Carlos de GUERRA, (1860-1941, Académico C. de la Historia), Mondragón, octubre de 1883. Reproducido también en la Hoja Literaria de El Noticiero Bilbaino, Bilbao, 5 de noviembre de 1883.

[3] “Relación de la inbestigacion y antiguedad de la torre y Casa Solar de Gortazar…” Op. cit. Este documento y el antes mencionado “Noticias de las casas solares…” fueron analizados por Manuel BASAS en su obra citada “Vida y Fortuna de los Gortázar…”, y afirma que le parecen de gran interés. Ambos manuscritos fueron estudiados por Fernando de Gortázar y Landecho en los años cincuenta.

[4] Javier de YBARRA Y BERGÉ: “Escudos de Vizcaya”, Tomo IV, Volumen I, Bilbao, Villar, 1967.

[5] Certificación y fe de los “Libros y copias de linajes que blasonan los solares y Casas Nobles de España que están en Simancas en poder de los Reyes de Armas del Rey N. S.”, presentada por el Lcdo. D. Juan de Gortázar el 14 de abril de 1602.

[6] Cfr. Diego GUTIERREZ CORONEL, “Historia Genealógica de la Casa de Mendoza”, Jadraque, A.H.N. Sección Osuna, legajo 3408, 1772.

[7] Alberto y Arturo GARCÍA CARRAFFA: “El solar vasco-navarro”, vol.III, pp. 81 s., San Sebastián, Librería Internacional, 1967. En iguales términos lo recoge Jaime de QUEREXETA: “Diccionario Onomástico y Heráldico vasco”, Bilbao, Biblioteca de la Gran Enciclopedia Vasca, 1971.

[8] Cfr. http://bauto.tresuvesdobles.com/htm/larrauri-lechuga.htm

[9] Juan Francisco de HITA:“Libros de Blasones”, Biblioteca Nacional de Madrid, manuscrito, Sig-Y-47 a 57. Fue Cronista y Rey de Armas de Felipe IV y Carlos II.

[10] Juan Carlos de GUERRA, “Estudios de heráldica vasca”, San Sebastián, 1927.

[11] Fernando GONZÁLEZ-DORIA: “Diccionario heráldico y nobiliario de los reinos de España”, San Fernando de Henares, Bitácora, 1997.

[12] Gabriel de HENAO; “Averiguaciones de las Antigüedades de Cantabria, enderezadas principalmente a descubrir las de Vizcaya, Guipúzcoa y Alava, provincias contenidas en ella”, 1688, Edi. E. López, Tolosa, 1894-5.

[13] Diego de URBINA: “Libro de blasones y linages nobles de España”, Biblioteca Nacional de Madrid, manuscritos, folio 166.

[14] Julio de ATIENZA, Barón de Cobos de Belchite, “Nobiliario Español, Diccionario heráldico de apellidos españoles y de títulos nobiliarios”, Madrid, Aguilar, 1959.

[15] Cfr. Arsenio DACOSTA; “Los linajes de Bizkaia en la Baja Edad Media: poder, parentesco y conflicto”, Universidad del País Vasco, 2003.

[16] “Crónica General Española y Sumaria de la Casa Vizcayna”, (Crónica Ybargüen-Cachopin), c. 1590. Son 184 cuadernos, de los que se conservan 58. El Señorío encargó a Juan Ibáñez de Ybargüen y al Doctor Cachopín que hiciese copia de todos los papeles antiguos del Señorío, tras analizar todos sus archivos.

[17] Estanislao J. de LABAYRU Y GOICOECHEA; “Historia General del Señorío de Bizcaya”, Bilbao, 1900. Tomo III, pag. 89. (1895-1896), Publicada por La Gran Enciclopedia Vasca, Bilbao, 1978

[18] Arsenio DACOSTA, “Estructura, uso y funciones del nombre en la Baja Edad Media: el ejemplo de los hidalgos vizcaínos”, Vasconia, 31, 2001, pp. 91-112.

Comentarios desactivados